Inicio Noticias Locales Ladrones que se hacen pasar por agentes de inmigración estafan a varios...
English | Español

Ladrones que se hacen pasar por agentes de inmigración estafan a varios Latinos en el North Fork

Foto: Fotolia

Estafadores que se hacen pasar por agentes de inmigración están a la caza de inmigrantes en el North Fork, realizando llamadas con amenazas de deportación y reclamando dinero a cambio, según anunciaron abogados y defensores de los inmigrantes locales.

Durante el pasado mes y medio, al menos cinco personas —desde Riverhead a Aquebogue, Calverton y Greenport— han sido estafados por alguien que afirma ser un agente de los Servicios de Cuidadanía e Inmigración de los Estados Unidos.

P., un residente —cuya esposa y bebé estuvieron retenidos en un centro de detención en Texas y aún esperando a ser liberados— recibió una llamada el mes pasado de alguien que conocía el nombre de su esposa, diciendo que necesitaba $3,300 lo más pronto posible para comprar unos billetes de avión para su familia y que así fueran transportados a Nueva York.

Al ser indocumentado y con un inglés muy limitado, P. no se cuestionó la veracidad de la persona que lo llamó, especialmente porque conocían toda la información sobre su esposa y bebé.

Ansioso por volver a ver a su familia, P., depositó el dinero en una sucursal de Wells Fargo en Ronkonkoma y cuando los días pasaron y no recibió ninguna información sobre las personas que lo llamaron, comenzó a preocuparse.

Fue a ver a la directora del Apostolado Hispano del North Fork, la hermana Margaret Smyth, una defensora de los inmigrantes, quien rápidamente sospechó lo peor.

“ Me imaginé que era una estafa,” dijo. “Alguien que está indocumentado, y en este caso, indígena y con un nivel de educación bajo, son vulnerables y muchas veces son presa de estafadores.”

Smyth llamó al centro de detención en Texas directamente, donde le notificaron que al menos 110 personas habían sido llevadas al aeropuerto esa misma mañana, pero que estaba tan lleno que no llevaban ningún registro de a dónde se dirigían las personas o cómo localizarlas. Además, le informaron que no habían contactado con nadie.

“P. no paró de llorar ese día, estaba desesperado pensando que su esposa y su hijo se habían perdido en el proceso, sin dinero ni forma de comunicarse,” comentó Smyth.

Luego, después de un par de días, el teléfono de P. volvió a sonar. Un refugio administrado por monjas en Texas, donde a veces llevan a los inmigrantes (y a tan solo unas pocas horas de distancia del centro de detención) llamó diciendo que su esposa y su bebé se encontraban allí.

“Sintió un inmenso alivio,” dijo Smyth. “Compramos dos billetes de avión para Nueva York ese mismo día por unos $600 y ahora están finalmente reunidos y viviendo aquí.”

Sin embargo, el caso de P. no es el único.

Al menos otros dos hombres en el área de Riverhead también han sido estafados, según el abogado de inmigración local, Michael Nappo, de la oficina de abogados de David M. Sperling.

Nappo señaló que en el caso de sus dos clientes, alguien que se hace pasar por un agente de inmigración los amenazó y les dijo que comenzarían un proceso de inmigración en contra de ellos inmediatamente a menos que enviaran el dinero a un destinatario anónimo en Perú.

En un caso, uno de los clientes de Nappo envió $900. En el otro, la persona envió $1,600 en dos pagos de $800.

Al menos uno de los clientes de Nappo denunció la estafa al Departamento de Policía de Riverhead, dijo.

“Cuando sucede algo como esto, las personas se avergüenzan y temen ser victimizadas de esta manera y muchas veces no lo denuncian ni se presentan [a testificar], especialmente si son indocumentados,” explicó Nappo.

“Inlcuso si alguien tiene un caso de inmigración pendiente, nunca recibirá una llamada telefónica de un agente de inmigración,” dijo.

El jefe de policía de Southold, Martin Flatley, está de acuerdo.

“Una agencia federal nunca usará el teléfono para comunicarse con usted,” dijo. “Es una especie de regla dorada, en cualquier tipo de situación que alguien llame diciendo que es de inmigración o de otra agencia, lo más probable es que sea una estafa.”

En Greenport, otro hombre presentó una denuncia en la policía diciendo que alguien que afirmaba ser un agente de inmigración le había enviado un mensaje de texto.

Posteriormente, recibió una llamada telefónica de alguien que lo amenazó con deportarlo a menos que ingresara alrededor de $2.900. El hombre más tarde denunció el incidente a la policía, quien le informó que se trataba de una estafa.

“Desafortunadamente, ya se trate de personas de la tercera edad, inmigración o el IRS [Hacienda Pública], recibimos casos de estafa todo el tiempo,” comentó Flatley. “Es muy importante que la gente denuncie lo que está pasando para que podamos advertir a los demás.”

Nappo, quien regularmente realiza foros de inmigración en BOCES y la Biblioteca Pública de Riverhead, mencionó que “denunciar la situación a la policía es crucial,” a veces incluso podría ayudar en sus casos de inmigración.

Sin embargo, Smyth y Nappo comentan que el clima actual está haciendo que muchas personas tengan miedo de acudir a la policía, incluso cuando eso podría ayudar en sus casos, porque temen que la policía local esté trabajando con ICE y a menudo eligen no hacer nada al respecto.

Flatley dijo que esa puede ser una de las razones por las cuales la gente tiene miedo de denunciar, pero también dijo que algunos inmigrantes no confían en la policía ya que en sus países de origen tampoco podían hacerlo.

“Puede ser [algo] cultural, o miedo, pero es realmente importante que conozcamos estas situaciones,” dijo.

“Por favor, por favor, vayan a hablar con alguien antes de hacer nada, ya sea alguien de la iglesia, un abogado, alguien que pueda guiarlos,” dijo Smyth. “Es la única manera de asegurarse de que quien lo llame sea honesto y legítimo.”

El jefe del Departamento de Policía de Riverhead, David Hegermiller, no estuvo disponible para comentarios.

Compartir
Maria Piedrabuena
María del Mar, editora y reportera multimedia de RiverheadLOCAL en Español, se graduó de la Universidad Stony Brook con títulos en periodismo y estudios de género. Ella ha trabajado para varios medios de comunicación, incluyendo News12 y la revista Fortune. Nacida en España, le encanta leer, escribir y viajar. Actualmente vive en Manorville. Correo electrónico Maria.