Inicio Comunidad Noticias de Comunidad El Ministerio del Migrante Rural y CASA celebran su centro educativo para...
English | Español

El Ministerio del Migrante Rural y CASA celebran su centro educativo para trabajadores agrícolas con una jornada de puertas abiertas

Miembros de CASA posan en la jornada de puertas abiertas el sábado 09 de junio. Foto: Maria Piedrabuena

El Ministerio del Migrante Rural (Rural Migrant Ministry) realizó una jornada de puertas abiertas interreligiosa el sábado para celebrar su nuevo Centro Educativo para Trabajadores Agrícolas en Long Island, ubicado en Riverhead, y también resaltar el éxito de los programas que lleva a cabo el Centro de Alianza, Solidaridad y Acompañamiento, conocido por sus siglas C.A.S.A, un proyecto que ha estado operando desde septiembre.

El Centro Educativo para Trabajadores Agrícolas de Long Island —localizado en Roanoke Avenue donde se encontraba antiguamente la iglesia Grace Episcopal Church y prestado por la Diócesis Episcopal de Long Island— es el más reciente de los tres centros operativos en el estado de Nueva York bajo el Ministerio del Migrante Rural. El Ministerio del Migrante Rural es una organización sin ánimo de lucro respaldada por cinco denominaciones religiosas diferentes que buscan mejorar las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores agrícolas y jornaleros, desarrallando líderes rurales y empoderando a sus hijos y familiares a través de programas, talleres y legislación.

“Estamos muy orgullosos de todo lo que hemos logrado,” comentó Noemi Sánchez, responsable del enlace entre CASA y la comunidad. “Hemos trabajado duro para poder empoderar y educar a los trabajadores y sus familias, y continuaremos haciéndolo.”

Foto: Maria Piedrabuena

Myra Garnes, del “Canon for Youth” y Ministerios de Jóvenes para la Diócesis Episcopal de Long Island, habló de que el propósito de realizar la jornada de puertas abiertas fue para “difundir las buenas noticias del ministerio y el trabajo que se está realizando en Riverhead.”

“Por medio de este evento quisimos alcanzar a todas las áreas de la comunidad en las que no se ha escuchado hablar de CASA y el maravilloso trabajo que realizamos y de cómo conectarnos aún más,” dijo Garnes.

“El objetivo del Ministerio de Inmigrantes Rurales es luchar por la justicia y la seguridad para todos los miembros de la comunidad, así como una legislación que lo respalde,” dijo. “Estamos aquí porque Riverhead es el centro, donde las personas viven y trabajan y necesitan el apoyo aquí.”

Desde sus inicios en septiembre, CASA ha desarrollado una serie de programas y talleres gratuitos y accesibles, con el objetivo de brindar a los trabajadores agrícolas en el East End las herramientas necesarias para mejorar sus vidas y estar más involucrados cívicamente. Desde clases de inglés como segunda lengua, hasta clases de alfabetización y aprendizaje informático, así como talleres sobre el acoso sexual y derechos laborales, entre otros, todos los programas han tenido una buena asistencia y buena acogida por gran parte de la comunidad, explicó Sánchez.

“A través de este centro, hemos creado una comunidad de personas que se sienten seguras, unidas y comprometidas,” dijo el miembro de la junta de CASA, Juan Antonio Zuñiga. “Es increíble ver lo lejos que hemos llegado. Fue solo una idea y un sueño hace unos años y ahora podemos ver los resultados positivos de nuestros esfuerzos y verlos reflejados en este evento.”

Varios líderes de la comunidad y religiosos de Long Island asistieron al evento del sábado y quedaron impresionados por el centro y los esfuerzos que realiza CASA, y aplaudieron y animaron durante todo al noche en las diferentes presentaciones.

Juan Antonio Zúñiga y Noemi Sanchez de CASA presentando durante la jornada de puertas abiertas el 9 de junio en la sede de CASA en Riverhead. Foto: Maria Piedrabuena

“Esta es una comunidad que está rodeada de opulencia, pero donde los trabajadores luchan [por seguir adelante] día tras día,” comentó Garnes. “Todos los líderes de la fe representados aquí hoy quieren ponerse de pie unidos y decir NO al odio, al prejuicio y la opresión. Somos un país de inmigrantes y de fe.”

El objetivo ahora es que otras organizaciones en Long Island traigan sus recursos al centro de Riverhead, para que todos los trabajadores agrícolas de la zona puedan beneficiarse también de la programación que no está disponible o accesible en el área.

“Este centro era muy necesario y es tremendamente importante tener un lugar donde los trabajadores puedan acudir y aprender sobre derechos y cómo educarse acerca de problemas,” dijo la directora ejecutiva de Housing Help, Inc., Pilar Moya, quien planea llevar a cabo un taller de vivienda en los próximos meses.

La directora ejecutiva del Centro de Oportunidad Educativa de Long Island en Farmingdale State College, Elsa-Sofia Morote, también expresó un interés en traer al centro de Riverhead algunos cursos y sesiones de capacitación vocacional, “adaptados para los trabajadores del East End.”

“Esta es la oportunidad perfecta para tener un impacto en las comunidades a las que normalmente no podemos alcanzar,” dijo Nano Bustamante, especialista en divulgación comunitaria y planificación de recursos del Departamento de Trabajo Federal de los Estados Unidos, quien asistió a la jornada de puertas abiertas. “Nuestro objetivo es proporcionar información y conocimiento práctico de la ley federal a los trabajadores para que sepan cuáles son sus derechos. El East End es un áre donde podemos ser de ayuda y este centro es perfecto para proporcionar este conocimiento.”

La jornada de puertas abiertas comenzó con un recibimiento y saludo entre los funcionarios del Ministerio del Migrante Rural, miembros de CASA, líderes religiosos y familias locales. Luego, se realizó una “liturgia de justicia” interconfesional en la capilla de la iglesia, seguida de una cena y presentación de la misión del Ministerio, así como los programas y servicios de CASA.

Las hermanas de San José del Sagrado Corazón, así como la iglesia de Setauket Presbyterian Church, obsequiaron a CASA una donación de más de $13,000 “y $2,000 más en camino,” como apoyo a los esfuerzos que realizan y para ayudar a financiar la programación futura, dijo la hermana Helen.

El evento finalizó con Sánchez y otro intérprete bailando un baile folclórico mexicano para los invitados, quienes aplaudieron profusamente, seguido de una despedida formal para el ex-coordinador del Ministerio de Inmigrantes Rurales de Long Island, Nathan Berger, que se retira del cargo para obtener una maestría en una universidad del norte del estado.

Garnes señaló que todas la organizaciones y denominaciones representadas, —desde episcopales hasta presbiterianos, judíos, católicos y unitarios universalistas, entre otros— quieren colaborar y encontrar maneras de animar a la comunidad para que se involucre y participe bien como voluntarios o ayudando a proporcionar recursos, que son necesarios y siempre son bienvenidos, dijo.

La programación futura también incluirá capacitación de líderes juveniles, campamentos de verano y otros, informó el director ejecutivo del Ministerio de Inmigrantes Rurales, Richard Witt.

“Queremos que todas las personas sepan que son apreciadas, que estarán protegidas y que lucharemos por su santuario y protegeremos a aquellos que son maltratados o cuyos derechos son violados,” dijo Garnes.

Compartir
Maria Piedrabuena
María del Mar, editora y reportera multimedia de RiverheadLOCAL en Español, se graduó de la Universidad Stony Brook con títulos en periodismo y estudios de género. Ella ha trabajado para varios medios de comunicación, incluyendo News12 y la revista Fortune. Nacida en España, le encanta leer, escribir y viajar. Actualmente vive en Manorville. Correo electrónico Maria.